sábado, 6 de octubre de 2012

Estrenando las bielas y los platos

Aunque me dieron la bicicleta con las bielas y los platos nuevos hace un par de semanas, gracias a la tendinitis en el tendón de Aquiles que arrastro desde hace más de un mes no me he animado hasta hoy a salir a carretera.

He salido con La Marañosa en el horizonte y la idea tramposa de "cuando me canse me doy la vuelta"

Y no he llegado a la Marañosa, pero no por no querer intentarlo al menos. Me he pasado el desvío y me he dado cuenta cuando me ha frenado la barrera del parque de la Warner. Así que, después de consultar el Maps para constatar que sí, que la había cagado, he dado la vuelta por el mismo camino y al llegar al desvío de Valdemoro he decidido tomarlo para regresar haciendo una ruta circular pasando por ese municipio, Torrejón de Velasco y de ahí a Parla. 45 Km. en total que me han sabido a gloria.

Físicamente no me he encontrado mal, de hecho mejor de lo que yo pensaba. El tendón no ha dado nada de guerra, aunque sigo teniendo molestias. Eso sí, no he terminado con ganas de rodar más kilómetros, más bien desde que he entrado a Parla hasta que he llegado al barrio tenía ganas de bajar de la bici :-)

Nada más he tenido que parar un par de veces por incidencias con la bicicleta. Para empezar, en plena subida apretando como no podía ser de otra forma, se me ha salido la cadena hacía el cuadro (Nota mental:  ajustar el tope del desviador). Y para terminar, a la altura de Torrejón de Velasco, he empezado a notar un "clac clac" al pedalear que me ha mosqueado mucho. La tuerca de una de las bielas se había aflojado. La he apretado como he podido y pedales a Parla sin más problemas. Cuando he llegado he pasado por la tienda de bicis para que el mecánico solucionara el problemilla y a otra cosa.

Respecto a los platos la verdad es que bien. El pequeño de 34 dientes se agradece mucho en determinados momentos. Y el grande de 50 dientes, con los dos piñones pequeños, tengo que apretar bien y de momento se me antoja para llanos muy tendidos y poco más.

Con la bici sigo teniendo sensación de inseguridad. No sé si es normal, pero mi bicicleta es muy "juguetona" y, a nada que suelto una mano del manillar o varío la posición, como no tenga cuidado pego un bandazo. Supongo que con los kilómetros se pasará.